• back
  • LA TECNOLOGÍA MÓVIL: PROPULSORA DE CAMBIO Y OPORTUNIDADES EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO

  •  

    La tecnología móvil: Propulsora de cambio y oportunidades en los países en desarrollo

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2009

    En países en desarrollo, la asesoría agrícola por teléfono móvil procura enormes beneficios económicos©Nokia

    La tecnología móvil está cambiando el mundo con mayor rapidez y profundidad que cualquier otra innovación. En los mercados emergentes, el índice de aceptación y el impacto en las comunidades locales son demasiado importantes como para ignorarlos.

    En Kolhapur, centro empresarial de la lucrativa industria textil de la India, un agente local usa la tecnología móvil para aumentar la eficiencia y mantener una posición competitiva. Nikhil Gadhia introduce el pedido de un tendero -tres balas de algodón- en su teléfono móvil y pulsa "enviar". Luego, recibe un mensaje de texto del fabricante que confirma que se está preparando su pedido. Además de reducir el papeleo y los trámites, esto último aumenta la eficiencia de todo el proceso de gestión de pedidos, distribución y ventas. Ese programa informático de uso fácil hace que la comunicación sea más rápida y fiable. Aunque este es sólo el principio, revela el potencial que tiene la tecnología para quienes trabajan en todo el espectro de las industrias creativas.

    La mayoría de nosotros da por sentada la utilidad del teléfono móvil, pero los dispositivos y servicios móviles pueden transformar la vida de miles de millones de personas. En un estudio reciente se informó que añadir 10 teléfonos móviles por cada 100 personas en un típico país en desarrollo impulsa el crecimiento económico del producto interior bruto, a razón de 0,8 puntos de porcentaje por habitante. En los países emergentes, la tecnología móvil se utiliza de maneras más potentes que en el mundo desarrollado. La primera experiencia en Internet, ya sea en un teléfono móvil o servicios como el correo-e móvil, registra algunas de las tasas más altas de adopción en países en desarrollo.

    En 2000, dichos países contabilizaban unos 700 millones de los teléfonos móviles del mundo. A comienzos de 2009, esa proporción había aumentado y representaba las tres cuartas partes del total que por entonces superaba los 4.000 millones. Eso modificó radicalmente la industria de las telecomunicaciones móviles, pues los cambios más grandes tienen lugar en los países en desarrollo.

    Se prevé que en 2015, el 83 por ciento de la población mundial vivirá en mercados emergentes. A medida que aumentan los ingresos de los países en desarrollo, el gasto de los hogares en telefonía móvil crece más rápido que los gastos de agua, electricidad u otras necesidades. Según Juniper Research, consultora de telecomunicaciones, los mercados indios emergentes representarán el 80 por ciento o más del número anual de nuevos abonados a la telefonía móvil.

    El creciente acceso a la tecnología móvil en los países en desarrollo tiene un profundo impacto en todos los sectores empresariales, incluidas las industrias creativas. Tanto el cine (ver la nota sobre el Día de Pangea), la música y el arte como la literatura, la animación digital y la publicidad conllevan el potencial de cosechar los beneficios de la telefonía móvil y mejorar la vida de quienes trabajan en esos sectores.

    Adaptación a los retos



    Ofrecer a los consumidores servicios pertinentes y localizados es crítico, pero también ha de ser razonable. El costo total de dispositivos y servicios móviles sigue siendo demasiado alto en muchos mercados y es el impedimento más importante de la aceptación. Para llegar a los mercados emergentes e impulsar la aceptación de las comunicaciones móviles, los servicios deben ser accesibles, pertinentes y a un precio razonable. Por lo tanto, la clave para mejorar el acceso en los mercados emergentes reside en abaratar el precio de los dispositivos y los demás costos asociados a la telefonía móvil.

    Asimismo, es vital que las empresas de telecomunicaciones asuman que cada mercado es diferente. Al igual que en el mundo desarrollado, en los países en desarrollo cada mercado es único. Cada país se rige por su propia ética y entorno, por lo cual, es imprescindible entender que un enfoque único de la oferta de servicios y tecnología no se ajusta a todos los mercados. De ahí la imperiosa necesidad de trabajar con cada uno para encontrar soluciones pertinentes. Ya se trate de ofrecer dispositivos móviles con baterías portátiles y de larga duración en regiones donde escasea la electricidad o de usar materiales resistentes a los rigores del clima y las grandes distancias, la innovación y la adaptabilidad son indispensables.

    Soluciones empresariales más allá de la voz



    En los países en desarrollo, nuevas tecnologías móviles como los servicios de datos, la asesoría agrícola y empresarial, la atención sanitaria y la transferencia de dinero basados en el teléfono móvil redundan en enormes beneficios para la economía y el desarrollo. Una investigación del Centro de Investigación de Nokia revela que en África, la mayoría de microempresarios -aquellos que no tienen más de cinco empleados- considera que el teléfono móvil es vital para su empresa. Los microempresarios usan mucho los teléfonos móviles en su trabajo. La telefonía móvil cumple una función clave en la obtención de contratos de negocios, da accesibilidad a los usuarios, contribuye a mejorar la productividad o suministra información importante a los empresarios por el simple hecho de usar el teléfono para comunicarse con clientes y proveedores. La comunicación vocal y el mensaje de texto fueron las primeras aplicaciones, pero la tecnología móvil también se está usando en formas más innovadoras de lo que se podría haber imaginado hace apenas unos años.

    En el mundo en desarrollo hay un creciente interés por los servicios que van más allá de la comunicación vocal y los mensajes de texto. En los países emergentes, el correo-e por teléfono dota de identidad digital a los usuarios por primera vez. Pero el correo-e móvil no es el único servicio que podría tener un gran impacto. La oportunidad que ofrecen los servicios financieros móviles es enorme en países donde los usuarios no tienen cuenta bancaria y la propiedad de teléfonos móviles supera el uso de esas cuentas. A finales de 2009 habrá más de 120 esquemas monetarios móviles en los países en desarrollo, más del doble que en 2008, según el Grupo Consultivo para Asistir a los Pobres.

    Los servicios financieros móviles, como Nokia Money anunciado hace poco, ofrecen la posibilidad de hacer pagos y una gestión financiera básica desde el teléfono móvil. Esos servicios están diseñados para suplir todas las necesidades del usuario sin el requisito de tener una cuenta bancaria: pagar facturas y enviar dinero a familiares y amigos. Gracias al acceso rápido y fácil desde un dispositivo móvil, el dinero móvil está en posición de ofrecer servicios financieros a miles de millones de personas en todo el mundo en desarrollo.

    Perspectivas de futuro en los países en desarrollo



    ¿Qué les espera a los mercados emergentes y qué pueden aprender las empresas? Algunos servicios bancarios móviles funcionan mejor en los países africanos que en mercados avanzados como el de Estados Unidos. Puesto que en los países en desarrollo se prefiere la telefonía móvil a la telefonía fija, probablemente veamos más de este salto tecnológico. Las pruebas dan a entender que la próxima gran tendencia serán los dispositivos móviles de Internet, pero factores tales como el costo influirán en su adopción.

    En los países en desarrollo, debido a los roles de género tradicionales y las diferencias de clase, el acceso a determinada tecnología es privativo de hombres jóvenes y ricos. En el futuro, cuando las tecnologías de las comunicaciones lleguen a grupos tales como las personas mayores y con menos ingresos, la brecha digital se reducirá y la diversidad de usuarios se ampliará.

    Los mercados emergentes son demasiado importantes como para ignorarlos. Los países que se suele calificar de "emergentes" representan la mitad de la economía mundial. En lo que respecta a estos mercados, empresarios y usuarios deben buscar ideas e inspiración en las oportunidades que ofrece la tecnología móvil. La posibilidad de cambiar la vida de la gente es enorme y muchos de esos mercados están liderando la ofensiva de la innovación. 

    Jehane Noujaim, directora de documentales estadounidense, fue galardonada en 2006 con el premio anual Tecnología, Entretenimiento, Design y recibió $EE.UU. 100.000 que le permitieron realizar su deseo de cambiar el mundo a través del cine. Ese premio fue la semilla del Día de Pangea. Emisoras en directo de seis ciudades (El Cairo, Kigali, Londres, Los Ángeles, Mumbai y Río de Janeiro) se asociaron para producir un programa de cuatro horas de cine, música y locutores. El evento completo fue difundido en siete idiomas a millones de personas en todo el mundo a través de Internet, la televisión y la telefonía móvil.

    Nokia fue el socio mundial del Día de Pangea y además de prestar apoyo financiero, envió dispositivos de vídeo para filmar escuelas y programas de cine en zonas desfavorecidas y de conflicto armado, así como campamentos de refugiados administrados por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Algunas películas filmadas en esos lugares se incluyeron en la emisión del Día de Pangea del 10 de mayo de 2008.

    Películas y actuaciones del Día de Pangea en: www.pangeaday.org